Un camión alcanzó los ¡5 millones de kilómetros! Conoce el gran secreto

Escrito por Paulo Di Renzo

En un sorprendente episodio que dejó boquiabiertos a muchos, un camión estadounidense logró una hazaña asombrosa: recorrer 3 millones de millas sin necesidad de abrir su motor. La estrella de la historia fue un vehículo de una marca nacional, pero con un motor inusual en su modelo. 

A continuación, el orgulloso propietario y conductor del vehículo, Mike Adrian, revela los secretos detrás de esta hazaña que combina habilidades humanas y cuidado mecánico. ¡Sigue leyendo para conocerla junto con otros detalles únicos!

¿Cómo hizo el camión para llegar a 3 millones de millas?

Para Adrian, el dueño, este camión es más que una simple máquina de transporte. Tal es así, que lo describe como un socio fiel; un compañero que ha estado a su lado en carreteras de todo Estados Unidos. Todo esto a partir de una clave: la simbólica relación entre un conductor y su vehículo… Mientras la parte humana debe conducir de manera eficiente y cuidadosa, el corazón metálico tiene la misión de llevarlos a su destino.

Leer más:
Iveco lanzó grandes novedades para el mercado de camiones

Históricamente, ha habido decenas de casos de vehículos que superaron el millón de kilómetros con sus motores en estado impecable. Algunos incluso duplicaron y triplicaron dicha cifra. Sin embargo, el factor común entre estos es una sola persona comprometida. La calidad de fabricación del vehículo juega un papel importante, pero el cuidado humano y el mantenimiento preventivo son esenciales.

Así, el Peterbilt de Mike Adrian no fue una excepción. Su historia como camionero comenzó en 1970, y años más tarde adquirió su propio camión: un Peterbilt 379 semi-nuevo que había recorrido poco más de dos años. A partir de entonces, llevó un meticuloso registro de sus actividades y mantenimiento, documentando cada detalle desde el tipo de trabajo hasta el kilometraje y la fecha.

Evolución y otros detalles de esta gran historia

Aunque recorría entre 3000 y 3500 kilómetros a la semana, Adrian nunca imaginó que el propulsor duraría tanto y que no necesitaría sustituir componentes internos, como pistones, aros o válvulas. Solo se hizo con piezas externas como el alternador o la bomba de agua.

Leer más:
Semi de Tesla: ¿Dónde está el camión eléctrico prometido por Elon Musk?

Cabe destacar que el motor detrás de este camión maravilla es un Caterpillar modelo 3406B, un seis cilindros en línea de 14.6lts que proporcionaba entre 314 y 430cv en su época. Con este motor, él y su compañero superaron las 3 millones de millas (es decir, alrededor de 5 millones de kilómetros) utilizando el bloque y la tapa originales.

De esta manera, la hazaña no pasó desapercibido para Caterpillar. El camionero fue recompensado por su notable logro y admitido en el Cat Million Miler Club. Este último consta de un selecto grupo de propietarios cuyos camiones superan el millón de millas sin problemas.

Mantenimiento preventivo y sustitución inmediata de piezas, la llave del éxito del camión

Para Adrian, el secreto detrás de esta proeza es el mantenimiento preventivo y la sustitución inmediata de piezas defectuosas con repuestos nuevos y originales. Así, su Peterbilt y su motor Caterpillar han demostrado ser un equipo insuperable.

«Este fue mi primer camión y mi primer motor Cat. A esta altura, será el último también. Nunca se rompió ni me dejó varado en la carretera», aseguró el dueño, ahora jubilado. Como si fuese poco, se espera que el vehículo continúe funcionando y batiendo records.

Leer más:
Innovación inspirada en el origami: semirremolques sostenibles de Stilride para reducir las emisiones del transporte pesado

Todo lo descrito, trasciende el hecho de la cantidad de kilómetros recorridos, aunque dicho número sorprenda a cualquiera que lo oye o lee. Se trata nada menos que de una historia no única, pero sí diferente a lo cotidiano y que, además, permite inspirar a otros conductores. El objetivo tiene que ser cuidar el vehículo, mantener un gran y constante compromiso y, a su vez, contribuir a un día a día más tranquilo y sin inconvenientes.