Un auto histórico cumple 110 años: ¿Cuál es y por qué marcó un hito?

Escrito por Kevin Kupferberg

Con el lanzamiento del modelo 24 HP en el remoto año de 1910, nació un ícono que aún perdura en el tiempo: la Fábrica Anónima Lombarda de Automóviles, más conocida como Alfa (por sus siglas en italiano). Este primer vehículo del fabricante milanés marcó el inicio de una época gloriosa que consolidó a la compañía como una referencia indiscutida en el mundo de los automóviles deportivos y de lujo.

Gracias al 24 HP, la reputación de la firma italiana creció rápidamente porque sus vehículos ofrecían el máximo placer de conducción tanto en las carreteras como en las competiciones. Por esta razón, algunos años más tarde la empresa renovó este primer modelo para llegar a clientes con más dinero y mejor estatus social, pero sin renunciar a los materiales y los acabados de lujo.

Características más destacadas del Alfa 20/30 HP

Con esta premisa en mente, el visionario diseñador Giuseppe Merosi ideó el Alfa 20/30 HP, un automóvil destinado a conquistar los corazones de la élite italiana y que tenía la combinación perfecta entre prestaciones y elegancia.

Con una potencia de 49 CV a 2400 rpm y una velocidad máxima de 115 km/h, el 20/30 HP se destacó por su excepcional rendimiento. Además, estaba disponible en dos variantes de carrocería: Berlina y Torpedo. Este último modelo fue el que logró el éxito rotundo ya que llegaron a fabricarse 285 unidades en pocos meses.

El Alfa 20/30 HP se deja de fabricar por la Primera Guerra Mundial

Sin embargo, la historia del Alfa 20/30 HP se vio interrumpida por los acontecimientos geopolíticos de la Primera Guerra Mundial, ocurrida en 1915, cuando Italia abandonó su neutralidad inicial y la fábrica de Portello se transformó radicalmente para contribuir al esfuerzo bélico. De esta manera, quedaron pendientes de fabricación unos 95 encargos.

Fue en este periodo turbulento que Nicola Romeo, un industrial napolitano, lideró la reconversión de la empresa hacia la producción de armamento. Tras la guerra, adquirió todas las acciones de Alfa, rebautizó a la compañía como Alfa Romeo y eligió al prestigioso 20/30 HP como embajador de la nueva era.

En 1921, cerca del final de su trayectoria, el 20/30 HP ES Sport hizo su entrada triunfal. Con cambios estéticos sutiles, como una carrocería más redondeada y un radiador renovado, el modelo incorporó un motor de 4750 centímetros cúbicos para generar una potencia de 66 HP a 2600 rpm y alcanzar una velocidad máxima de 130 km/h.

El auto que marcó el inicio de una época gloriosa

El Alfa Romeo 20/30 HP ES Sport no solo era un símbolo de elegancia y potencia, sino que también se convirtió en la plataforma de lanzamiento para leyendas del automovilismo como Antonio Ascario, Enzo Ferrari y Sivocci Ugo.

Con victorias en eventos prestigiosos como la Targa Florio, Mugello y la Aosta-Gran San Bernardo, este vehículo dejó su huella en la historia del automovilismo, que culminó con su último triunfo en la Coppa del Garda en 1922.

En la actualidad, al celebrar los 110 años del nacimiento de este histórico modelo, acude a la mente de los fanáticos el recuerdo del Alfa Romeo 20/30 HP, un vehículo que trascendió las fronteras del tiempo para convertirse en un emblema eterno de la excelencia italiana en el mundo del automovilismo.