Motor aspirado vs turbo: características y todo lo que debes saber

Escrito por Paulo Di Renzo

En un contexto de evolución tecnológica y en el que cuyo desafío es proveer soluciones eficientes, una de las cuestiones que más se abordan al fabricar vehículo es la de motor aspirado vs turbo. Te mostramos las características principales de cada uno, funcionamiento, ventajas y desventajas, nivel de confiabilidad y más.

Por un lado, el motor aspirado es el considerado clásico; el que cuya cilindrada (1.5, 1.6, 1.8, 2.0lts, etc.) representa la capacidad total que entre los cilindros pueden albergar. En cambio, el turbo permite reducir la cilindrada para sobrealimentar los cilindros y así igualar y hasta superar la potencia final.

Ventajas de un motor aspirado

El propulsor aspirado o convencional es el histórico; es decir, el que existe y equipa a los diferentes tipos de vehículos a combustión desde siempre. Pese a su gran evolución, que ha permitido aumentar la eficiencia y mejorar los rendimientos con cilindradas cada vez más inferiores, luce un tanto antigua. Además, no resuelve de manera íntegra el problema de la contaminación ambiental que tanto afecta en el mundo.

Sin embargo, las ventajas de un motor aspirado respecto al turbo y otras alternativas, que explican por qué continúa siendo tan demandado, son las siguientes:

Confiabilidad

Son millones los automóviles que han superado, por ejemplo, los 500 mil kilómetros. Por ello el nivel de confiabilidad es extremadamente alto y es la opción que al día de hoy eligen los taxistas, transportistas y quienes más utilizan un vehículo para trabajar.

Leer más:
Celular al volante: ¿Cuántos accidentes se producen y con qué consecuencias?

Fácil adaptación

Está presente en todo tipo de vehículos; desde los más pequeños hasta los camiones. Su único requisito es aumentar la cilindrada según el tamaño y peso.

Principios de funcionamiento

Más allá de su evolución, su esencia es siempre la misma, por lo que un mecánico lo podrá revisar y reparar de forma simple. De hecho, esto explica también por qué su demanda es tan alta y la razón por la que las distintas marcas prefieren continuar con su comercialización.

Mantenimiento sencillo

Además de durar décadas, cada uno de los problemas tanto leves como complejos que estos motores presentan son más que conocidos; es decir, han ocurrido en múltiples ocasiones a lo largo de los años.

Por esta razón, los repuestos o piezas se consiguen fácilmente, y tanto la reparación como la sustitución de las mismas requiere de un costo bajo. Todo esto deviene en un claro beneficio: es el tipo de motor más confiable y barato en el mediano y largo plazo.

Costos de producción bajos

Su permanente alta demanda a nivel mundial permite ser producido a gran escala, lo que deviene en un costo inferior al momento de comercializarse. Se trata de otro beneficio, por ejemplo, para los automóviles pensados para las personas y familias de clase media y media-baja.

Desventajas de un motor sin turbo

A pesar de todas las ventajas descritas, la necesidad de cuidar el medioambiente y de incrementar aún más la eficiencia en la movilidad hacen que el motor aspirado esté empezando a sustituirse. Sus desventajas se podrían resumir en las tres siguientes:

  • Menor potencia y más consumo de combustible: aunque se han mejorado drásticamente con el transcurso de los años, ambos son inferiores en comparación con otras alternativas; por ejemplo, la híbrida
  • Mayor contaminación ambiental: por ejemplo, un 1.6 contamina más que un 1.0 turbo, aun incluso si este último lo iguala en consumo
  • Prestaciones modestas: exceptuando los motores aspirados más modernos, la mayoría ha quedado con pocos CV, torque y prestaciones consideradas escasas
Leer más:
Las 5 mejores marcas de baterías para autos

Características de los motores con turbo

Tal lo descrito al principio, un propulsor con turbo cuenta con una cilindrada inferior a la de uno convencional. Esto se debe a que la función del turbo consiste, justamente, en sobrealimentar a los cilindros para que estos alberguen una cantidad de mezcla mayor y, en consecuencia, se pueda aumentar la potencia.

¿Cuánto exactamente? Depende de cada marca o fabricante, ya que puedes encontrar turbos que incrementan tanto los CV como el torque en un 50%, 60, 70 e incluso más de 100. Así, algunos ejemplos de marcas que han reducido sus cilindradas para compensar y hasta superar a la de los convencionales son las siguientes:

  • Volkswagen utiliza un 1.0 turbo para sustituir al clásico 1.6. En estos años tuvo tres versiones: 1.0 TSI de 95cv, 1.0 TSI de 101cv y 1.0 TSI de 116cv. En cambio, el 1.6 ha alcanzado los 92, 101 y 110cv.
  • Renault lanzó un 1.3 turbo para reemplazar el 2.0 aspirado
  • Jeep usa su nuevo 1.3 turbo para sustituir y hasta superar en potencia a un 2.4
  • Chevrolet equipa un 1.4 o 1.5 turbo en vehículos que antes llevaban un 2.4
  • El nuevo 1.0 turbo de Fiat reemplaza al 1.8 convencional
Leer más:
¿Cuáles son los autos más duraderos?

Ventajas y desventajas del motor con turbo

Por un lado, las ventajas del propulsor con turbo podrían resumirse en las siguientes:

  • Mejores performances con cilindradas más pequeñas
  • Menor consumo de combustible y contaminación, lo que favorece el medioambiente
  • Entrega la máxima fuerza a bajas RPM (menos de 2000), por lo que es ideal para el uso urbano y para sobrepasos
  • Alto nivel de eficiencia

Por otra parte, las desventajas que el motor con turbo presenta hasta el momento son las siguientes:

  • Tiempo de vida útil muy probablemente menor
  • Costos de producción y de reparación del motor más elevados, sobre todo si el turbo empieza a fallar
  • Funcionan mediante una exigencia mucho mayor que podría ocasionar ciertas consecuencias en el mediano plazo
  • Valor de reventa inferior
  • Nivel de confiabilidad

Cabe destacar que las contras del turbo aplican únicamente para los motores que funcionan a nafta. Lo diésel, en cambio, poseen principios diferentes que los hacen adecuados para el mismo, por lo que el uso intensivo, confiabilidad y duración no se verán afectados.

La cuestión de “motor aspirado vs turbo” es compleja. Es cierto que eventualmente y en el corto plazo las mecánicas turboalimentadas parecen mejores por sus performances. Sin embargo, a largo plazo podrían hacerte llegar a la conclusión de que el motor convencional es más recomendable.