No había una sola: Apareció otra moto de Ferrari con una particular historia

Escrito por Kevin Kupferberg

En el emocionante mundo de las dos ruedas, dos amigos daneses se embarcaron en una misión audaz para dar vida a una motocicleta única en su especie. Equipada con el legendario motor V8 de una Ferrari F355, esta obra maestra de la ingeniería tardó una década desde su concepción y necesitó más de 100 piezas hechas a mano para su realización. Conoce la historia detrás de este proyecto tan fascinante como la máquina misma.

La odisea comenzó cuando Michael Andersen le prometió a su amigo Birger Hansen, un entusiasta de la mecánica, que le conseguiría el corazón de su futura moto, siempre y cuando Hansen asumiera la responsabilidad de armarla. Este pacto desencadenó en un proceso que desafió los límites de la creatividad y la habilidad técnica de ambos.

La tarea principal consistía en incorporar el motor V8 de una Ferrari F355 a una motocicleta Boss Hoss, un desafío tanto ergonómico como técnico. Después de superar diversos obstáculos por más de 10 años, el resultado fue un vehículo de dos ruedas único en el mundo. La moto, pintada en un rojo intenso como homenaje a la marca italiana, tiene detalles cromados que evocan un estilo «old-school» que añade un toque de nostalgia a esta creación.

Leer más:
QJ Motor, la marca pariente de Benelli que sigue lanzando productos

Las principales características de la moto Ferrari F355

A pesar de superar los 460 kilogramos, esta motocicleta se destaca como una obra maestra de la ingeniería. El rugido del motor Ferrari en su interior es una sinfonía única, gracias a las culatas de 5 válvulas por cilindro, que lo convierten en el único Ferrari V8 con 40 válvulas. Y con una cilindrada de 3495 cc, entrega una potencia impresionante de 380 CV.

En Dinamarca, la construcción de un vehículo de esta magnitud implica un proceso de homologación riguroso, y Hansen no escatimó esfuerzos para obtener la aprobación necesaria, un proceso que demandó otros dos años adicionales a la construcción de la moto que llevó ocho años de esfuerzo y dedicación.

Aunque, a sus 75 años, Hansen no conduce la F355 con frecuencia debido a su imponente peso, el sonido de su impulsor V8 es una experiencia emocionante para todos los daneses cuando la ven pasar por las calles y las carreteras. Además, otro detalle destaca la singularidad de la motocicleta que Hansen guarda con orgullo en el garaje de su casa: una matrícula personalizada.

Leer más:
Características más interesantes de la Ferrari 590 GTO

La motocicleta F355, el objeto de deseo de todos los fanáticos

Ante las consultas de los entusiastas, el propietario dejó bien en claro que la moto no se encuentra a la venta. Además, manifestó que la creó como una declaración de originalidad y tenacidad que pretende inspirar a futuros constructores a innovar en sus propios proyectos. En un país donde la ingeniería de esta magnitud exige una homologación meticulosa, Hansen allanó el camino para quienes buscan desafiar los límites de la creatividad y la ingeniería.

Vale recordar que, a lo largo de la historia, solo existió una moto Ferrari auténtica, la Testarossa, creada por la compañía italiana con sede en Maranello. Un verdadero ejemplo de ingeniería y diseño, cada detalle de la Testarossa fue cuidadosamente elaborado para ofrecer un rendimiento excepcional y una experiencia de conducción única.

La F355 de Birger Hansen se une ahora a esta selecta categoría de motocicletas y se presenta como una joya única que captura la esencia misma de la pasión por las dos ruedas y la innovación técnica.