El Mustang de Henry Ford II: todo lo que debes saber

Escrito por Paulo Di Renzo

Al ver este Ford Mustang uno puede creer que se trata de uno como cualquiera, o a lo sumo si eres un entusiasta de la historia del modelo podrías encontrar detalles que indiquen una edición especial, pero no mucho más. Sin embargo, estamos ante el mismísimo coche del propio Henry Ford II, el nieto mayor del creador del óvalo azul.

Se trata de un prototipo de 1963 con un puñado de características de diseño y piezas únicas que logró sobrevivir al paso del tiempo y sus diversos dueños posteriores a Ford, llevando consigo una tonelada de historia que su actual dueño respeta con emoción y mantiene vigente.

En un video publicado por el canal de Youtube Hagerty vemos como Tom Cotter viaja a Detroit, Estados Unidos, a ver este Mustang y a su propietario actual, Art Cairo, con el objetivo de descubrir exactamente las diferencias existentes entre el Mustang de Ford II y cualquier otro Mustang anterior. 

Ford Mustang Henry Ford II

Viendo fotografías del vehículo a la distancia sería casi imposible determinar qué modificaciones tiene este ejemplar con respecto a cualquier otro Mustang fabricado, pero una vez que te acercas comienzas a notar varios detalles pedidos expresamente por Henry Ford II que lo vuelven un coche muy especial.

Leer más:
Increíble, pero real: así es una Ford F-250 para ¡10 pasajeros!

La mayor diferencia se puede ver en los umbrales de las puertas. En los Mustang normales, verías puntos de soldadura que mantienen unido el metal, pero en este automóvil todo está formado como una sola pieza, unido con plomo. Otros artículos, como los pestillos cromados de las puertas, el techo de vinilo acolchado, los asientos de cuero y el maletero aislado nunca estuvieron disponibles en el Mustang de serie ni como accesorios opcionales, sin embargo en este modelo ahí están.

Ford Mustang Henry Ford II

Otros detalles se encuentran en las ruedas, con rines de acero especialmente fabricados para este modelo reemplazando a los originales, y los frenos a disco que el modelo no ocupaba en aquellas épocas pero, por sorpresa, sí están presentes en este Mustang tan especial.

Después de que terminara su relación con el coche, Ford II le regaló este Mustang a su chofer, quien lo conservó hasta 1970, cuando se lo vendió a un amigo. Cairo se lo compró a ese amigo en 1975 y emprendió un proyecto de restauración una vez que se dio cuenta de lo especial que era, y sigue siendo.

Leer más:
Ford Transit 2024: ¡todo lo que debes saber!

Ford Mustang Henry Ford II Ford Mustang Henry Ford II Ford Mustang Henry Ford II