Un grande entre los grandes: Apareció un antiguo Ford Mondeo y su estado te sorprenderá

Escrito por Kevin Kupferberg

En un mundo donde la velocidad del avance tecnológico parece eclipsar cualquier vestigio del pasado, hay ocasiones en las que el tiempo se detiene para sorprendernos. Ahora, con este Mondeo antiguo, nos encontramos frente a uno de esos raros momentos, donde el pasado resurge con todo su esplendor para desafiar las expectativas y recordarnos la grandeza de una época automotriz que marcó un hito. 

¿De qué se trata? Nada menos que del resurgimiento de un Ford Mondeo de hace dos décadas, cuyo estado de conservación dejó boquiabierto a más de un fanático. ¡Sigue leyendo para descubrirlo y sorprenderte!

¿Cuál es la versión del Ford Mondeo que apareció como nueva?

En 2004, la firma americana presentó en el mercado una actualización para el Mondeo, su emblemático buque insignia que sucedió al legendario Sierra. Entre las múltiples versiones que llegaron al mercado, una se destacó por encima del resto: la recordada versión ST TDCI, un verdadero ícono del «diésel sport». En la actualidad, gracias a los incansables buscadores de tesoros automotores de @retrovintagephotos, nos encontramos frente a una auténtica maravilla sobre ruedas, apodada cariñosamente como «la joya del abuelo».

Leer más:
Las ventas de autos en la Unión Europea aumentaron considerablemente en octubre
Se encontró un Ford Mondeo

Esta unidad de Mondeo fue preservada con un esmero que roza casi lo obsesivo. Con apenas 6500 kilómetros recorridos, esta máquina del tiempo sobre ruedas es un testimonio vivo del amor y de la devoción de su propietario. Aunque las imágenes puedan parecer anacrónicas, muestran un estado de conservación que desafía cualquier expectativa y convierten a este vehículo en una rareza digna de ser exhibida en un museo.

¿Cuáles eran las principales características del Ford Mondeo?

La versión ST del Ford Mondeo marcó un antes y un después en la percepción de los sedanes deportivos. Con un diseño musculoso y agresivo, gracias a sus paragolpes específicos, faldones laterales, y un pequeño alerón sobre la tapa del baúl, este vehículo era una declaración de estilo y de potencia. Y puertas adentro, el lujo y la deportividad se fusionaban en perfecta armonía, con butacas Recaro que robaban toda la atención y los detalles en rojo añadían un toque de exclusividad.

Pero lo más impresionante del Mondeo ST no era solo su apariencia. Bajo el capó, latía un corazón poderoso: un V6 naftero con 226 CV o un diésel de cuatro cilindros con 155 CV y un torque enérgico de 40,7 kgm. Estos números no solo convertían a este sedán en el más potente de su segmento, sino que también ofrecían una experiencia de conducción incomparable gracias a su centro de gravedad más bajo y a su ajuste orientado a la deportividad.

Leer más:
¿Un Ford GT a 500 km/h?

Otras características clave que generan una sorpresa aún mayor

En términos de equipamiento, el Mondeo ST estaba a la vanguardia de su tiempo al ofrecer características que hoy en día seguirían siendo impresionantes como: seis airbags, luces de xenón, controles de tracción y estabilidad, butacas Recaro calefaccionadas, equipo de audio Sony con conexiones MP3 y Bluetooth, entre otros.

A casi dos décadas de su lanzamiento, el Ford Mondeo ST continúa deslumbrando con su estilo tipo DTM y su desempeño sobresaliente. Además, es un recordatorio de que, en un mundo obsesionado con el futuro, a veces es necesario mirar hacia atrás para apreciar verdaderamente la grandeza del pasado.

Por todo lo descrito, este modelo de Mondeo es un testamento viviente de una era dorada de la ingeniería automotriz y su regreso es una señal de que, aunque los tiempos cambien, la verdadera calidad siempre se destacará. Además, hay una cuestión clave: no se trata de cualquier vehículo, sino de uno de los más importantes de la compañía americana, más allá de que actualmente ya no se ofrece al público.