Nueva Benda «Dark Flag» ¿Con motor V4 y suspensión automática?

Escrito por Paulo Di Renzo

La marca china, Benda, referente en el mercado de Asia sigue llamando la atención, esta vez lo hace con el modelo Dark Flag que se suma un increíble motor V4.

Si hay una empresa china que realmente impulsa a la industria de su país con sus últimos lanzamientos, esa es Benda. Entre sus lanzamientos y anuncios más importantes, se encuentran los motores más potentes de fabricación china, la cruiser LFC700 y esta nueva moto V4, que sería hermana menor de la 700 aunque con características más atractivas.

La nueva Benda DB500 Black Flag fue lanzada para el mercado chino como una cruiser orientada a los largos viajes, con motor V4 -el más pequeño de los dos anunciados hace un tiempo- y suspensión fuera de lo común como características distintivas. Sí, ya sabemos que hay infinidad de motos de este estilo con motores en V (con Harley-Davidson e Indian como grandes protagonistas), pero en este rango de cilindrada, es la primera del mundo.

Resumen de este artículo

Diseño

Con solo un simple vistazo rápido, la moto llama poderosamente la atención por su diseño clásico pero musculoso, con el motor obviamente destacando bajo el asiento en dos niveles y el voluminoso sistema de escapes doble. Claro, toda esa «voluminosidad» tiene que resultar en una característica negativa, y ahí entra en juego el peso: 241 kilos en seco arroja la Benda DB500 sobre la balanza, demasiado excesivo para una moto de 500cc.

Leer más:
¿Las mejores y originales? 4 motos señoriteras que debes conocer

Motor

Pasemos a una de las características más llamativas, el motor. Llamado BD453, el V4 de 496 cc tiene un diámetro de 53,5 mm y una carrera de 55,2 mm, lo que lo convierte en un conjunto de dimensiones internas inusualmente “sobrecuadrado”. El rendimiento es contenido teniendo en cuenta sus detalles, y se entiende porque Benda quiso primar la respuesta por sobre la capacidad con un pico de 56 HP a 10.000 rpm y un par máximo de 45 NM a 8.000 rpm.

Parte ciclo

Parada sobre llantas de 16 pulgadas, muy comunes en este tipo de motos cruiser, la Benda DBV500 Black Flag incorpora neumáticos 130/90 delante y 150/80 detrás. Como nos tiene acostumbrados este particular segmento, la altura del asiento no es un problema y sus 700 mm suelo-asiento conforman una opción válida para casi todos.

El apartado de frenos no tiene nada de raro teniendo en cuenta la cilindrada: disco de 320 mm adelante con pinza radial de cuatro pistones, acompañado por un disco trasero de 260 mm con pinza simple. El ABS de serie está presente, aunque no cuenta con ninguna otra ayuda electrónica a la conducción.

Leer más:
KTM 1290 Super Adventure 2024: un salto hacia la emoción y rendimiento sin límites

Ahora sí, llegamos a la última aclaración que hace de esta Benda una moto única: la suspensión. En lugar de recurrir a la clásica suspensión trasera con amortiguadores convencionales, la firma china permite subir o bajar la parte trasera de la moto a través de un pequeño compresor que el piloto gestiona desde el manillar, comprimiendo o extendiendo la suspensión neumática instalada bajo el asiento. Adelante sí presenta una horquilla invertida que se mantiene «normal».